Saber cuál es el tipo de caldera que más nos conviene no es nada fácil, primero debemos conocer nuestras necesidades.
En el mercado existen muchos tipos de calderas: Estancas, Condensación, …
Si queremos realizar una compra eficiente escoger bien nuestra caldera es la clave.
Las calderas de condensación aprovechan el calor residual en la evacuación de gases quemados.
En calderas estancas la evacuación alcanza temperaturas de 150º aproximadamente y en calderas de condensación sobre un 105 % aproximadamente, si aprovechamos este calor podríamos estar hablando de un consumo inferior de gas de hasta un 35 %, un ahorro más que considerable.
Con una caldera de condensación obtendríamos entre un 20% y un 25 % de ahorro en consumo de gas; pero si hablamos de suelo radiante o placas solares, el ahorro resultaría superior, llegando a un ahorro de consumo del 35 % al 45% aproximadamente.
Las calderas de condensación son bajas en emisiones CO2 gracias a su alto rendimiento ya que necesitan consumir menos gas para su funcionamiento que las calderas estancas..
Nuestra empresa les recomienda la CALDERA DE CONDENSACIÓN cuando obten por cambiar la caldera en su hogar, el ahorro se amortiza a corto medio plazo y son más eficientes que las calderas convencionales.